Pinta tu casa según lo que quieras sentir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Sabías qué… ¿tu comportamiento puede ser diferente con solo cambiar el color de una pared? Pinta tu casa según tu personalidad o significado.

Cuando vamos a pintar alguno de los espacios de nuestra casa o apartamento, normalmente basamos la elección en nuestros gustos personales. Pero, ¿alguna vez has pensado en el efecto psicológico y fisiológico que puede tener el color de los espacios en las personas?

La percepción del color es la misma para todos, salvo en algunos casos como el daltonismo. Un estímulo generado por los espectros de luz hace que nuestro cerebro perciba un color determinado, el cual genera a su vez asociaciones, sensaciones y comportamientos de los cuales muchas veces no somos conscientes. Antes de pintar es importante considerar el uso que va a tener el espacio y quiénes son las personas que van a usarlo. A continuación te mostraremos los colores más comunes y lo que pueden significar:

Blanco

Blanco:

Puro – Limpio – Paz – Claridad

Se recomienda para espacios pequeños, puesto que hace que las áreas se vean más amplias e iluminadas.


Azul:

Calma – Confianza – Paz – Seriedad – Tranquilidad

En tonalidades claras el azul genera ambientes fríos y relajantes. Se usa para balancear los colores cálidos en los espacios y en habitaciones de niños, pues se dice que ayuda a calmar su energía.


Rojo:

Vitalidad – Pasión – Dinamismo – Calidez – Peligro

Se debe usar en pequeñas cantidades para que brinde calidez. Por el contrario, si se abusa de este suele dar sensación de ahogo y fatiga, los espacios pueden verse más pequeños y perder luminosidad, por lo que normalmente se combina con otros materiales como madera.


Verde:

Frescura – Serenidad – Naturaleza – Equilibrio – Descanso

Puede crear espacios tranquilos y relajados, especialmente si el tono es más azuloso. Por el contrario los tonos más amarillos expresan fuerza y energía.


NARANJA:

Vitalidad – Diversión – Sociabilidad – Alegría

Es recomendado para los espacios donde hay reunión y conversación. Se dice que ayuda a trabajar en equipo y a aumentar el optimismo.


AMARILLO:

Calidez – Alegría – Luminosidad – Energía

Los tonos claros crean ambientes relajados e iluminados. En exceso, el amarillo da sensación de informalidad.

No hay que ser muy rígidos con la elección del color, lo más importante es sentirnos cómodos en nuestros espacios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.