¿A que se debe el nombre "Loma de Las Brujas"?

Empezamos una serie de artículos llenos de historia, en donde daremos a conocer un poco del por qué de algunos nombres y evolución de las zonas y barrios de Medellín y su área metropolitana.

Loma de Las Brujas - Envigado:

Subiendo por toda la canalización de Envigado, cerca al Hospital Manuel Uribe Ángel y paralela a la Loma del Escobero, está ubicada la Loma de las Brujas ¿Y por qué se llama Las Brujas? ¿Allá espantan o qué?.

Increíblemente, con casi 120 años de fundada, esta loma anteriormente llamada Chinguí, no tiene nada que ver con la aparición de algún aquelarre o algún evento paranormal. Se llama así porque era el nombre de una finca ubicada al comienzo de la loma, propiedad de un finquero llamado Luciano Villa y el nombre de esta finca viene por una ciudad de Bélgica con el mismo nombre, la cual para don Luciano Villa era de gran admiración e historia.

La loma estaba conformada por cinco fincas principales: Alquerías de San Isidro propiedad de don Roberto Posada, Las Brujas de don Luciano Villa, San Francisco de Francisco Gaviria, El Rosal de J.B Londoño y Rosedal de Carlos E. “Pichón” Rodríguez.

Al formase las propiedades campestres, los dueños de las fincas decidieron hacer un camino para poder subir la loma y construyeron unos rieles muy estrechos donde los que tenían camperos podían subir y los que no, subían a pie pues no había transporte publico como hoy en día.

En los años 70’s, uno de los mayordomos de alguna de las casas de la zona, llamado Humberto Medina Londoño vendía leche recién ordeñada y gracias a esas ganancias, logró abrir una pequeña tienda en la loma, la cual sirve actualmente como desvare ante cualquier necesidad. Él ha vivido en la loma hace 45 años y siempre ha tenido gran amor por ella, además es uno de los únicos mayordomos vivos de aquella época.

Con el paso del tiempo, estas fincas se fueron convirtiendo en unidades de casas cerradas. La finca de Las Brujas quedó en un conjunto de casas que lleva el mismo nombre, al igual que San Francisco y Alquerías de San Isidro. Rosedal, se dividió entre los hijos de “Pichón” Rodríguez, dando paso a nuevas fincas más pequeñas como Lindaraja, Guatiquía, Palos Verdes y Cantabria. El Rosal se dividió en las fincas San Jorge, Toledo, La Felisa y Monserrate, asimismo se formó un convento de monjas llamado Las Misioneras Catequistas de San Jorge.

A lo alto de la loma había un nacimiento de agua que abastecía las cinco fincas, un día varios vecinos se reunieron y formaron una acción comunal para poder darle un buen uso a esta agua, creando así un acueducto con 72 casas vinculadas. Actualmente esta planta de tratamiento veredal abastece a los residentes de la zona cuando el acueducto de EPM se va.

La loma se fue sectorizando por ramales, es decir, varios rieles que conducen a las casa-fincas que siguen existiendo en la zona. Ahora solo quedan algunas de esas fincas pequeñas heredadas por sus fundadores y dando paso al avance y aprovechamiento de esta zona campestre de buena ubicación con excelente vista de Envigado y el occidente del Valle de Aburrá.

Etiquetas: Sebastián Bedoya

footer

footer


Síguenos en Instagram  byn @optimainspira