Conéctese con su vida

Fue por allá en los 90 cuando marcas como IBM y Ericsson concibieron los primeros modelos de teléfonos inteligentes. Sin embargo, fue Apple quien inició este enorme fenómeno en 2007 con el lanzamiento del primer iPhone ¿cómo manejarlos adecuadamente?.

Desde entonces la variedad de modelos, compañías y unidades producidas de los populares teléfonos inteligentes ha sido gigantesca. Hoy, la mayoría de nosotros tiene uno de estos equipos en sus manos. Nos acompañan en el trabajo, en nuestra casa o apartamento, haciendo fila en el supermercado, ¡manejando! Y si bien nos ofrecen un sinnúmero de funcionalidades que nos facilitan la vida, también se han convertido en un lastre que nos quita tiempo, nos desconcentra, nos vuelve adictos y, paradójicamente, nos aísla.

¿Cómo manejarlos adecuadamente?

Existen algunos métodos que nos ayudan a aprovechar estas herramientas tecnológicas pero racionalizando su uso para evitar esta frenética adicción que se manifiesta en ocasiones.

Desactivar algunas de las notificaciones

Una de las principales motivaciones para revisar el celular es saber que hay una notificación. La pregunta es cuáles de esas son realmente necesarias, por eso resulta útil desactivar algunas de ellas y solo revisar el teléfono en momentos específicos.

Guardar el móvil en un lugar que no sea visible

Precisamente pare evitar esa actitud de estar atento en lo que ocurra con la pantalla del celular es simplemente tenerla lejos del alcance, esto implica no ubicarlo en la mesa y preferiblemente guardarlo mientras se está realizando alguna actividad.

Mire antes de disparar

Una tendencia muy recurrente es la necesidad de tomar fotos o grabar permanentemente todo momento importante. Si bien no se trata de dejar de registrar las cosas relevantes de la vida, si podemos moderar esta actitud y evitar grabar todo el concierto, por ejemplo. Basta con registrar pequeños instantes. La vida está allí, no en la pantalla.

Apagarlo ocasionalmente o ponerlo en modo avión

Esta es una buena práctica, sobre todo en momentos en que se requiere concentración, ya que garantizar periodos de tiempo suficientes en que difícilmente estaremos tentados a tomar el celular.

Descargar alguna aplicación para racionalizar su uso

Aunque suena paradójico, existen aplicaciones que nos ayudan a moderar el uso del celular, entre ellas las más populares son: Moment, Freedom, Offtime y Forest.

Tómese un día libre de teléfono

Aunque un poco más drástica, esta es una buena opción para demostrarse a sí mismo que es capaz de vivir sin el celular. Quizá si lo hace ocasionalmente disfrute pueda disfrutar de otras cosas de la vida.

Los celulares son grandes herramientas, solo se trata de no ser esclavos de ellas. Esto nos permitirá trabajar mejor, tener mejores relaciones y disfrutar de nuestras familias en casa.

Etiquetas: Camilo Álvarez

footer

footer


Síguenos en Instagram  byn @optimainspira