5 tips para cuidar los zócalos de tu vivienda

Los zócalos, son esas molduras que se colocan en la parte inferior de las paredes. Además de ser elementos decorativos en sí mismos, cumplen la función de proteger los pisos de golpes y otros daños. Antes se fabricaban a la medida por carpinteros expertos, pero en la actualidad existen diferentes tipos que se pueden instalar -y cambiar- con mucha facilidad.

Pocas veces se les da el mantenimiento adecuado y se fracturan o despegan, dándole a la habitación una apariencia descuidada.

  1. Si vas a pintar: Antes de tomar la brocha, debes cubrir los zócalos con plástico, una sábana vieja o una capa de papel. Esto debido a que las manchas de pintura, y los solventes para removerlas, pueden agrietar la cerámica o inflar la madera.
  2. Días de limpieza: Al barrer y pasar el trapero es importante administrar la fuerza. De lo contrario, por los golpes repetidos los zócalos se irán fracturando y su reparación no será económica.
  3. Tratamientos: Por lo general, los zócalos y los pisos son del mismo material, como porcelanato, granito o madera laminada, por lo que se les aplican los mismos tratamientos que las superficies, es decir, barnizados o ceras.
  4. Con pegamento: Hay algunos zócalos, como los de vinilo, que llevan una clase de pega especial; sin embargo, ésta con el tiempo se desgasta y lo más conveniente es reemplazar toda la fila por una nueva.
  5. Deja una parte móvil: El mejor lugar es cercano a las instalaciones eléctricas o líneas de teléfono. Solo tendrás que estar atento y asegurar la tabla hasta que encaje. Si necesitas ayuda, usa un martillo de goma y un cincel, amortiguando con una toalla gruesa.

Etiquetas: Sebastián Bedoya

footer

footer


Síguenos en Instagram  byn @optimainspira