Filtrando emociones

Cobertura y calidad del agua: un problema que no es ajeno a Colombia.

 La Global Water Partnership (GWP) ha informado en sus estudios que Sudamérica tiene alrededor del 20% de agua dulce en el mundo y que Colombia ocupa un lugar importante dentro del ranking de países con más cantidad de este recurso natural.

Esto haría pensar que la población colombiana bebe agua cuando quiere, pero la realidad es que si bien llueve a cántaros, Colombia tiene sed. O por lo menos cerca del 28% de su población que como puede consume agua de ríos y pozos, exponiéndose así a enfermedades y problemas de salud con los que con el tiempo se han ido acostumbrando a vivir.

En las ciudades principales la cobertura es mayor y de mejor calidad. Medellín, por ejemplo, debería presentar avances en esta materia, pero es mínimo, como en el resto del país, y las familias de zonas periféricas continúan sin agua potable y con condiciones de vida que no parecen de este siglo. Las comunas uno, trece, ocho y tres son las más afectadas.

ÓPTIMA Y LOS FILTROS DE AGUA

En la comuna tres, como para mencionar un caso, se encuentra Luis Argiro Cossio Flores, trabajador de contratista de Óptima, que lleva trece años laborando en las obras de la empresa (actualmente con Construcciones J González SAS). Este hombre de 44 años de edad viene siendo beneficiario del proyecto “Acceso agua potable” desde noviembre del 2014, iniciativa de Responsabilidad Social de la Empresa.

DON LUIS, BENEFICIARIO DE LOS FILTROS DE AGUA DE ÓPTIMA

Don Luis es un hombre de ojos pequeños que se cierran más cuando sonríe tímidamente, es bondadoso y de corazón grande, parsimonioso en sus movimientos y en su hablar, y aunque sus manos son la huella misma de una vida laboriosa, saca el tiempo y el espacio para ayudarle a los demás.

Con la frecuencia que tienen los colores de las casillas de un tablero de ajedrez, es decir, un día sí y otro no, corre una caneca que hasta noviembre llenaba con el agua turbia que caía de cualquier parte pero que desde entonces es potable gracias al filtro de agua potable de Óptima, y la cuida con el empeño que cuida un ave su nido.

El proyecto de agua potable, por lo menos, le evita enfermedades a él y a su familia, y su corazón es tan bueno que cada tanto les da a sus vecinos del agua que ni siendo hervida tendría la misma calidad. Él es uno de los 21 beneficiarios de este proyecto, que hasta la fecha ha mejorado la calidad de vida de sus familias.

Etiquetas: Julián Jurado

footer

footer


Síguenos en Instagram  byn @optimainspira